El árbol de los sueños

Los árboles son, quizá, los seres vivos que guardan mayor memoria de las cosas.
Cada año, anotan en el interior de su tronco, con una línea indeleble y concéntrica hasta el más mínimo recuerdo.
Un trazo firme y constante refleja la rutina de los días; una oscilación brusca, un detalle sorprendente o insólito.
Por eso, nunca olvidan nada.
Por eso, sus recuerdos logran vencer el paso del tiempo…

Cuando terminamos de leer este cuento de Fernando Alonso soñamos con algún día poder compartirlo en nuestro viaje, un cuento para contar al abrir la maleta, que hablaba de aquello que tanto y tanto incluimos en nuestro andar: “Los Sueños”

Aquella materia etérea y mágica que crea realidades, si nos preguntamos porque hay tanta realidad suelta por ahí que acaba con el mundo y con nosotros mismos tendríamos que empezar por preguntarnos cuales son los sueños que impulsaron a crear semejantes monstruos, aunque bien dicho sea de paso la gran mayoría de humanos no hacemos consciente nuestra naturaleza soñadora y nos quedamos viviendo sueños ajenos, que no siempre son los más alegres.

Y como La Maleta Mágica puede ir a cualquier tiempo y lugar a cumplir sus sueños porque navega en el océano del querer, llegó el tiempo de regalarnos el tiempo para iniciar su montaje. Otro sueño de aquellos que van enamorando corazones, reflexionando sobre “realidades” y transformando sentimientos.

Así iniciamos ésta gira de montaje rumbo al mar - lugar donde precisamente se desarrolla la obra - llenos de sueños: con los materiales y las ganas para hacer la adaptación de la obra. Movidos por el interés de compartir un mensaje; el sol, la lluvia, el viento de mañana no tienen color ni sabor ni música… porque no existen. Pero el sol, la lluvia, el viento y el amor de hoy si lo tienen, porque hoy es el emblema radiante de una vida que comienza…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada